Saltar al contenido principal
canalsolidario.org | hacesfalta.org | solucionesong.org | voluntariadocorporativo.org | Microdonaciones

Cooperantes, ¿una profesión o una forma de vida?

Por: Redacció el 06/10/04 14:20
Tiempo estimado de lectura : 2 minutos
  •  

Trata sobre:

Varios cooperantes muestran sus ilusiones, decepciones y reclamaciones entre el idealismo de unos, el sentido práctico de otros y la crítica de casi todos ellos sobre la alta precariedad laboral y las dificultades para volver a casa.

Compárte en las redes sociales

Cooperantes, ¿una profesión o una forma de vida?

Portada de la Memoria 2003 de la ONG ACSUR-Las Segovias

Desde 1998, los cooperantes están esperando a que se les reconozca jurídica y laboralmente. El Gobierno ha prometido la aprobación, en breve, de un Estatuto del Cooperante, del que ya existe un borrador. Mientras tanto, existen casi tanta variedad de contratos para este sector –temporales, fijos, autónomos, por obra, contratados por los países de destino- como de cooperantes.













José Luis Escalada (El Salvador), “rebelde por demasiadas causas”
José Luis Muñiz (Nicaragua): “La cooperación es un trabajo que debe hacer gente profesional”
Carlos Sánchez (Palestina): “Vendí todo, empresa y casa, me divorcié y aquí estamos”
Fernando K. (Perú): “Una concepción muy idealizada de la cooperación lleva a la desilusión”
Beiby (El Salvador): “Hay mucha pose, como el cooperante rojo, el mimetizado, el de la doble vida”

Casi todos los cooperantes consultados rechazan los mitos de persona joven, intrépida, aventurera y altruista; aun así, algunos consideran que este trabajo es algo más que una profesión para la que se necesita un alto compromiso personal. Para otros, es un trabajo más.

“Está muy relacionado con una cosmovisión y con una manera de entender el mundo que nos rodea, además de ser un instrumento para cambiar ese mundo”, afirma Tatiana, que lleva 4 meses en Nicaragua. Opinión que contrasta con la de Miguel Ángel Lombardo, de Solidaridad Internacional en Guatemala: “Es más bien un trabajo que tiene como fin el cumplimiento de unos objetivos determinados, con fecha de inicio y final”.

Pero existen aspectos en los que existe un mayor consenso, como la precariedad de los contratos, la falta de perspectivas laborales cuando se plantean volver al país de origen o la excesiva burocracia de las propias organizaciones que, según muchos de estos cooperantes, suponen una merma en la eficacia de sus acciones.

En esta misma línea, otra crítica frecuente es el abandono por parte de algunas organizaciones de los objetivos que se consideran intrínsecos a la cooperación para el desarrollo, como lograr que los cooperantes dejen de ser necesarios y sean sustituidos por personal local, algo que en pocas ocasiones se lleva a cabo.

Para Javier, que lleva cuatro meses en Nicaragua, la cooperación es malentendida y está mal planteada en muchos casos. “Me doy cuenta de que muchos de los proyectos son políticos y no van mas allá de la formulación de planes de acción, programas, manuales… y que el gasto que se hace en la logística es exagerado”.

Y a pesar de lo anterior, todos estos cooperantes destilan energía, optimismo y esperanza en mejorar las vidas de otras personas. Como afirma Fernando K. desde Perú, “lo que me mantiene es la ilusión de que se pueden cambiar cosas a pesar de las dificultades; si algún día pierdo esa ilusión será el momento en que dejaré esto”.

Cursos de formación en cooperación al desarrollo

ONG españolas relacionadas con la cooperación internacional, del directorio de Canal Solidario

Borrador del Estatuto del Cooperante elaborado por el Gobierno (FORMATO PDF)

Canal Solidario-OneWorld España, 2004

Compárte en las redes sociales

Encuentra el artículo que buscas

Por ejemplo: ideas solidarias, subvenciones ONG, voluntariado en Haití.

0 comentarios

Ya no se admiten comentarios. Pero no te quedes con las ganas! Da tu opinión en noticias más recientes!

Canalsolidario.org :: Tú cuentas para cambiar el mundo. Un proyecto de Fundación Hazloposible