Saltar al contenido principal
canalsolidario.org | hacesfalta.org | solucionesong.org | voluntariadocorporativo.org | Microdonaciones

"El cuento transmite valores positivos, pero sobre todo sirve para entender los negativos"

Por: Redacción el 26/02/07 16:08
Tiempo estimado de lectura : 6 minutos
  •  

El escritor Andrés Neuman piensa que el cuento es un género tan mestizo como la sociedad y que hay experiencias “más universales de lo que creemos”, sólo que se han plasmado desde diferentes estéticas.

Compárte en las redes sociales

"El cuento transmite valores positivos, pero sobre todo sirve para entender los negativos"

Luis Ángel Gómez /El Correo

De Andrés Neuman se ha dicho que “se está convirtiendo en el testigo excepcional de toda una generación y de una época” y que su producción literaria es “una soberana lección de narrativa comprometida con algunos dolores del mundo y con el rigor artístico”.

Neuman nació en Argentina en 1977. Es filólogo, narrador, poeta, profesor e inmigrante. Ha escrito libros de cuentos como “Alumbramiento” o “El que espera” y novelas como “Bariloche” y “Una vez Argentina”, además de poemarios, ensayos y traducciones.

Ha recibido premios como el Hiperión de Poesía, el Finalista del premio Primavera de Novela o el finalista del Premio Herralde de Novela.

Actualmente es columnista y guionista de tiras cómicas en el diario ‘Ideal’ de Granada y el próximo 17 de marzo impartirá el taller ‘El cuento y la dramatización como herramientas de educación intercultural‘ organizado por el proyecto ‘Madrid entre dos orillas’ (ME2O).

El autor piensa que el cuento transmite valores positivos, pero sobre todo sirve para entender los negativos y que es un género tan mestizo como lo ha sido la sociedad durante todos los tiempos. Además afirma que la literatura no sirve para lanzar mensajes de concordia, sino para entenderlos, ya que “el personaje literario es un laboratorio del alma humana”.

¿Qué nos enseñan los cuentos? ¿Qué valores transmiten?

No quiero caer en la corrección política. No creo que en los cuentos haya valores diferentes a la poesía o en la novela. Creo que la literatura, y por lo tanto el cuento, sigue siendo el vehículo por antonomasia de transmisión de los valores positivos y sobre todo de entender los valores negativos.





“Para mí la literatura es un escenario privilegiado de disección del mal, de la destrucción, de la segregación o de la exclusión”

No creo en la literatura como vehículo de transmisión de valores como la concordia, la solidaridad o la bondad, porque eso sería excesivamente navideño. El bien y el mal se objetivan en la literatura. Para mí la literatura es un escenario privilegiado de disección del mal, de la destrucción, de la segregación o de la exclusión.

Con ella se pueden entender y combatir mejor, desde un análisis literario. La literatura no vale para lanzar mensajes de este tipo, sino para entenderlos porque todo personaje literario es un laboratorio del alma humana.

El lector cuando lee está cuestionándose e interrogándose acerca de sus propios valores.

¿Por qué es el cuento una herramienta para educar en la interculturalidad?

En general la literatura en un contexto más amplio es un instrumento de interculturalidad. En concreto el cuento es un género fronterizo entre la poesía y la narrativa. Es especialmente permeable a las mezclas.

Nos parecía una buena idea dar un taller teórico-práctico en el que a partir de un comentario informal de cuentos propios y ajenos se analizase de qué manera el cuento es un vehículo. En términos argumentales narrar experiencias interculturales, pero también es una herramienta intercultural por su estética, ya que es un experimento de mestizaje estético.

Porque el cuento es un género muy impuro, en sí mismo participa de dos culturas literarias: la poesía y la narrativa. Participa de la concisión y de la capacidad metafórica y plástica de la poesía y a la vez es de facto un arte narrativo.

También podemos encontrar una tercera perspectiva: según los autores, según de dónde vengan los cuentos, también damos con interculturalidad.

¿Qué técnicas vas mostrar a las alumnas y los alumnos en el taller de ME2O?

Primero les miraré a la cara. Depende de la clase de gente con quien me encuentre, habrá que hablar de unas técnicas o de otras. Según lo habituados que estén a la práctica literaria.

Así, en términos abstractos, una cosa muy importante que diría es que hay que tener un personaje. El vehículo, el eje de una historia es más el personaje que el argumento. Un cuento es una historia, pero es más un personaje que una historia. Es más fácil deducir una historia de un personaje que viceversa. Un buen personaje siempre da una buena historia. Pasa igual que con los seres humanos: si tú encuentras el quién, tarde o temprano encuentras el qué.

El segundo consejo sería la sobriedad, la contención. Es un género muy silencioso, que calla más de lo que cuenta. Hay que elegir lo que se calla, como en una pareja. No puedes mencionarlo todo, pero igualmente hay silencios que acaban con una relación.

El tercer consejo sería saber callar a tiempo: terminar el cuento de manera oportuna, no abundar demasiado a los finales. La vida no da muchas explicaciones. Hay que procurar no intentar dejar el cuento demasiado explicado o justificado. Me gustan los finales suspendidos, que dejan suspendida una sugerencia. Un final demasiado cerrado no me lo creo, porque en la vida no ocurre eso.

¿Qué perfil tiene que tener un buen cuentacuentos? ¿Valemos todas y todos?

Vale cualquier perfil que incluya la curiosidad. Y también quizás el amor al detalle. Con eso se puede ser un buen cuentacuentos.

Mestizaje, interculturalidad, multiculturalidad… ¿qué término refleja mejor la sociedad actual?

Multiculturalidad es una palabra que nunca me ha gustado demasiado porque supone que la cultura es una cosa y que puede haber muchas.

Me gusta más la palabra mestizo, incluso más que mestizaje. La palabra mestizaje supone que hay cosas puras que se unen, pero yo creo que todo ser es mestizo. No existe nada puro ni cultural ni socialmente, ¡por suerte! Somos mestizos. Esa palabra explica bien cómo nuestro origen de entrada es producto de un encuentro.

¿Te contaban cuentos de pequeño? ¿Quién lo hacía? ¿Recuerdas qué sentías con ellos?





“Cuando mi padre me contaba cuentos, en lugar de dormirme me despertaba más”

Primero me los contaba un tocadiscos con audiolibros. Luego mi padre, que era un gran inventador de historias todas ellas muy surreales. Lo que pasa es que en lugar de dormirme me despertaba más, por lo cual estoy muy agradecido.

Cuando crecemos dejan de contarnos cuentos para que nosotros seamos quienes los leamos. ¿Crees que los vivimos de forma diferente por eso? ¿Prefieres leer un cuento o que te lo cuenten?

Cuando leo un cuento me gusta sentir que me lo están contando. Lo ideal sería no distinguir. Lo ideal sería que, cuando se lea un cuento, la persona pueda sentir que se lo están contando y recordar esas primeras experiencias infantiles.

Los cuentos también viajan, también son inmigrantes. Hay versiones diferentes de las mismas historias dependiendo de la cultura. ¿Por qué crees que sucede esto?





“Hay experiencias más universales de lo que creemos. Lo que pasa es que esas experiencias se han contado desde diferentes estéticas”

Esa pregunta nos llevaría casi a un ensayo. Me da miedo contestar con pocas palabras. En general creo que hay experiencias más universales de lo que creemos. Lo que pasa es que hay experiencias que se han contado desde diferentes estéticas.

Todas las experiencias humanas –como el amor, la muerte o el viaje iniciático- se resumen en cuatro traumas y cuatro adquisiciones. Pero a esos arquetipos culturales, cada cultura les da una resonancia y formas distintas. Es el equilibrio desde lo universal a lo unitario.

Tu último libro, “Alumbramiento”, reflexiona a través de cuentos sobre los roles de género. También has publicado una novela que discurre sobre la inmigración a través de una saga familiar. ¿Crees que haces activismo también a través de los cuentos o te consideras un escritor encerrado en su torre de marfil? ¿Por qué escribes sobre estos temas?

Ambas cosas serían falsas. Las torres de marfil son falsas. Dar la espalda a la sociedad también es una ideología entre el anarquismo y la aristocracia. En cuanto al activismo, no creo mucho en la buena voluntad política de los escritores. Desconfío de los que se arrogan como profetas políticos o mesiánicos.

Creo en el escritor que se da cuenta de que es ciudadano no porque lo decida, sino porque lo es. Eres un ciudadano, quieras o no. Se trata de cuánta conciencia pones en ese hecho.


¿Qué PueDo HaCer yo?



Apúntate (archivo pdf) al curso taller de educación intercultural que se imparte durante el mes de marzo en la Casa de América y el Museo de América de Madrid.




Más información:

Andrés Neuman

Madrid entre dos orillas

Canal Solidario-OneWorld 2007


src=“http://www.canalsolidario.org/web/fotos/fotos_esp/img_1372005_163446.jp
g” hspace=9 vspace=1 border=0
align=“center” alt=“Logo MTAS” border=0 width=150 height=42>
src=“http://www.canalsolidario.org/web/fotos/fotos_esp/img_1472005_91848.jpg
“ hspace=9 vspace=1 border=0
align=“center” alt=“Logo Equal” border=0 width=100 height=46> src=“http://www.canalsolidario.org/web/fotos/fotos_esp/img_1372005_163428.jp
g” hspace=9 vspace=1 border=0
align=“center” alt=“Logo FSE” border=0 width=150 height=37>
src=“http://www.canalsolidario.org/web/fotos/fotos_esp/img_1392005_174625.jp
g” hspace=9 vspace=1 border=0 align=“center” alt=“Logo M2O” border=0
width=80 height=58>

Compárte en las redes sociales

Encuentra el artículo que buscas

Por ejemplo: ideas solidarias, subvenciones ONG, voluntariado en Haití.

0 comentarios

Para realizar comentarios deberás iniciar sesión o registrarte

Canalsolidario.org :: Tú cuentas para cambiar el mundo. Un proyecto de Fundación Hazloposible