Saltar al contenido principal
canalsolidario.org | hacesfalta.org | solucionesong.org | voluntariadocorporativo.org | Microdonaciones

Viaje a una isla de plástico y basura el doble de grande que Francia

Por: Redacció el 26/08/09 11:57
Tiempo estimado de lectura : 4 minutos
  •  

Equipos de oceanógrafos del proyecto Kaisei se han adentrado en las aguas del Pacífico Norte para investigar la gran masa de desechos de plástico que se acumula a lo largo de una superficie de dos veces el tamaño de Texas o Francia.

Compárte en las redes sociales

Viaje a una isla de plástico y basura el doble de grande que Francia

Woodring, el líder del proyecto de investigación del gran vertedero de basura oceánico

La ‘isla de la basura’ fue descubierta en 1997 por el oceanógrafo Charles Moore, quien decidió adentrarse en esta ruta pese a ser poco transitada por marineros por la alta presión las numerosas corrientes. Aunque hace más de diez años del hallazgo, nadie había hecho nada por eliminarlo. Doug Woodring, el líder del proyecto Kaisei, que investiga el gran vertedero de basura oceánico, explica a BBC Mundo que “el problema principal es que está en aguas internacionales. No es parte de rutas comerciales, no está bajo ninguna jurisdicción y el público no sabe de su existencia”. Además, la desintegración paulatina del plástico en partículas microscópicas, hace que este parche sea casi imposible de localizar mediante satélite.

Woodring conoció el problema hace un año y medio y comprendió que debía hacer algo al respecto: el resultado ha sido el proyecto Kaisei, que comprende un grupo de científicos y ambientalistas que zarparon desde California, a principios de agosto de este año, en busca de la gran circunferencia de más de seis toneladas de desechos plásticos que flota en las aguas del norte del Pacífico.





“Es nuestro océano y es hora de que apreciemos su importancia, en lugar de extraer de él lo que nos hace falta y agregarle nuestra basura”

El equipo del Kaisei, que regresará a California finalizado agosto, ha estudiado durante su estancia la profundidad de la “enorme bola” (hasta 210 metros de profundidad en algunas zonas, explican), la toxicidad de sus componentes, su efecto sobre los peces y su rol en la cadena alimentaria. Con respecto a la vida marina en esta zona, Woodring asegura que los peces pequeños confunden las partículas plásticas con alimento. “Muchos mueren, pero otros sobreviven y cuando son ingeridos por animales más grandes entran a formar parte de la cadena alimentaria”.

Traer la isla de nuevo a tierra

Según el líder de la expedición, en esta primera toma de contacto no tratarán de traer la basura de vuelta a la costa. “La idea es primero analizar de qué se trata y entonces podremos discutir la mejor manera de lidiar con ella”, dice Woodring, quien vislumbra como una alternativa posible “transformar la basura en combustible diesel”.

Sin embargo, no es tarea fácil. En primer lugar, porque se estima que el 70% de los desperdicios se hunden al fondo del océano, de modo que, de recuperarse, sólo podría ser lo que aún flota. Por otra parte, según explica Doug Woodring, es difícil atrapar la basura sin capturar criaturas marinas.

Por ese motivo, “se necesitará muchos esfuerzo e innovación, pero tenemos confianza en que hallaremos soluciones”.

El origen humano de la basura

La gran masa de plástico no está sólo compuesta de partículas pequeñas o microscópicas. Los investigadores de Kaisei pudieron ver envases de detergente no degradable o cubos. Con el tiempo, los rayos ultravioleta terminarán degradándolo hasta convertirlo en trozos minúsculos que los investigadores del Kaisei denominan ‘confetti’ por su pequeño tamaño y sus colores variados.

Todo ello proviene de la basura generada en los continentes que va a parar a ríos y costas, desde donde es empujada por los vientos y las corrientes hasta el remolino del Pacífico Norte. Esta zona se caracteriza por su sistema de alta presión con poco viento, por lo que una vez que las corrientes arrastran hasta allí los desperdicios no pueden escapar.

De lo que se puede hacer por el problema

Pese a todo, el equipo del proyecto Kaisei opina que aún no es tarde para remediarlo. “Los seres humanos creamos este problema, y podemos rectificarlo”. Woodring apuesta por las nuevas formas de reciclaje y los productos alternativos al plástico para evitar seguir “alimentando” el océano.

Según sus cálculos, el 95% del plástico utilizado en el mundo no se recicla. Y sin embargo, sólo tenemos un océano, recuerda: “es nuestro océano y es hora de que apreciemos su importancia en nuestra vida diaria, en lugar de extraer de él lo que nos hace falta y agregarle nuestra basura”.

¿Qué PueDo HaCer yo?





CanalSolidario.org 2009

Las fotos son de BBC Mundo.

Compárte en las redes sociales

Encuentra el artículo que buscas

Por ejemplo: ideas solidarias, subvenciones ONG, voluntariado en Haití.

0 comentarios

Ya no se admiten comentarios. Pero no te quedes con las ganas! Da tu opinión en noticias más recientes!

Canalsolidario.org :: Tú cuentas para cambiar el mundo. Un proyecto de Fundación Hazloposible